Vivir la lana. Entrega 2. La lana que quería ser vivida

Portada-La-lana-que-quería-ser-vivida-dLana

Hoy traemos una nueva entrega de la serie “Vivir la lana”. Aunque en 2019, cuando casi a principios de año empezamos con este proyecto, sin tener ni idea de lo que nos pasaría a todos en 2020, parece que al final todo cuadra, y hoy nuestras intenciones, valores e inquietudes tienen más sentido que nunca.

Tienes 2 opciones para empezar esta historia:

Puedes escuchar aquí el audio

o puedes seguir leyendo…

 

La lana que quería ser vivida es la historia de una familia, una historia que actúa como espejo en el que podemos ver reflejada la ilusión, y ver cómo se materializa un sueño.

La lana que quería ser vivida necesitaba unas manos expertas que la cuidaran, que velaran por su bienestar y por el mundo que le rodea. Esta lana necesitaba que la miraran como si no la hubieran visto nunca, con una mirada limpia y con amplia proyección hacia el futuro. Una mirada nueva sobre algo que siempre hemos tenido cerca, que ha sido parte de nuestra historia, de nuestra tierra y de nuestros antepasados.

La-lana-que-quería-ser-vivida-salinas-dLana

La lana que quería ser vivida quería una mirada que no se asustara por ver el horizonte demasiado lejos, por atisbar un camino serpenteante, repleto de curvas, cuestas y piedras que dificultaban el paso hacia la meta que tenía: ser vivida. 

Esta lana, Sorrosal, no solo encontró esas manos y esa mirada, sino que pudo nacer gracias a los ojos, las manos y el esfuerzo de toda una familia entregada a un oficio de los de antes, de los de toda la vida, un trabajo que hoy día se entiende como altamente especializado y que la ha llevado a ser lo que es hoy y lo que pretende ser mañana.

Porque Sorrosal es la lana que te permite tejer la tierra, conocer la historia y tejer la tuya propia, te hace recorrer el camino trashumante de los abuelos pastores desde Mediana de Aragón al Pirineo, te regala el conocimiento absoluto de su trazabilidad, desde cómo se cuida cada oveja del rebaño, a quien la esquila, quien la lava o quien la tiñe. 

¿Cuántas veces no has escuchado ese refrán de “en casa del herrero cuchara de palo”? Seguro que cientos de veces, y es que la lana que quiere ser vivida sabe que nadie es profeta en su tierra, y que ella, a pesar de todo, ha decidido ser estandarte de un movimiento sostenible, que propicia el consumo y el empleo local, y es que hoy… Hoy este proyecto es más importante que nunca, porque la lana que quiere ser vivida te propone valorar lo tuyo, lo nuestro, y te ofrece el placer de una mirada hacia dentro, lo que somos y lo que podemos ser.

Porque somos lo que tejemos, eso ya lo sabías ¿verdad?

La-lana-que-quería-ser-vivida-comederos-dLana

Conoce la historia de Sorrosal, el origen con nombre y apellidos en un post que publicamos en 2018, pero léelo con las emociones del 2020 y con la responsabilidad de los tiempos que nos ha tocado vivir. Siente que tienes en tus manos la posibilidad de que Sorrosal siga escribiendo su historia.

El origen de las buenas historias está muchas veces en el valor de mirar diferente. 

Mira al horizonte y siente que formas parte de este proyecto. Hoy hemos hablado del origen, mañana tú podrás hablar del futuro y de cómo fuiste parte activa del cambio hacia el mundo en el que la lana Sorrosal nace para ser vivida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos en el carrito.